Y no es por las noches cuando más te recuerdo,
si no por las mañanas, tu sabes de aquellas mañanas,
en que todo era nada, que el cielo y el mar se fusionaban,
y sin reproches, la pasión nos cobijaba.